Boletín de SOMETCUBA

Volumen 4 Número 1

Enero 1998

previotópicopróximo


EVENTO ENOS 1997/?

Por:
Dr. Pedro A. Cárdenas Pérez

Grupo de Pronóstico a Largo Plazo
Centro Nacional del Clima
Insmet.

El evento ENOS actual comenzó a manifestarse en el comienzo del período lluvioso de este año 1997, con un desarrollo muy rápido, alcanzando en sus primeros tres meses valores que el mayor de sus análogos, el evento 1982-83, demoró más de 10 meses en alcanzar.

En la Fig. 1 puede verse la marcha de las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la región Niño3, en la cual, desde el mes de marzo se ha mantenido la tendencia al crecimiento de esas anomalías. En el mes de mayo, y desde ese momento en todos los meses, los valores de anomalías han superado los ocurridos en el evento record (82-83).

El Indice de Oscilación del Sur (SOI) a partir de febrero inició un descenso muy rápido, llegando en marzo a valores inferiores a -1 z (desviación estandarizada) y hasta el mes de junio se mantuvo con valores más negativos que los del evento 82-83. En la Fig. 2 se presenta la marcha de este índice, donde se puede apreciar que a partir de julio, el SOI ha estado menos negativo que en igual período del año 1982. Los cambios de tendencia en este índice de junio a julio y de octubte a noviembre han resultado raros si consideramos que el SOI mide de alguna manera la respuesta atmosférica al calentamiento del mar, que ha seguido una tendencia inequívoca al desarrollo del evento cálido. El cambio de octubre a noviembre en este año, similar al que ocurrió de noviembre a diciembre en el evento 82-83, puede ser el resultado del reajuste de las condiciones de circulación del verano al invierno.

El índice de ocurrencia de ENOS, IE ha reflejado el desarrollo del evento, y mantuvo su ritmo creciente hasta octubre-noviembre, en que se produjo una disminución del mismo. Esta disminución está relacionada con el aumento del SOI en ese período.

En el mes de abril de 1997, al realizar el pronóstico de IE para los próximos meses se evidenció la posibilidad de desarrollo del actual ENOS. A partir de ese mes, cada mes se elaboraron los pronósticos de desarrollo, en cada uno de los cuales se indicó claramente el desarrollo perspectivo. Desde el mes de agosto, los pronósticos en cada uno de los meses han indicado que el evento actual se convertiría en el más intenso de este siglo, lo que ya ocurrió en noviembre respecto a las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la región Niño3, para la que se alcanzó en ese mes el valor de 3.75 °C frente a un máximo de 3.6 °C alcanzado como record en diciembre de 1982. Sin embrago, el IE no ha llegado a superar al evento record. En la Fig. 3 se presenta la marcha de este índice en los eventos 82-83 y el actual. En la Fig. 4 se presenta el pronóstico para los próximos meses, confeccionado con la información al cierre de noviembre.

El impacto del ENOS actual sobre el clima en Cuba se puede resumir en una disminución notable de la actividad ciclónica en el área, acumulados de lluvia con una distribución muy irregular en el territorio con áreas de tamaño apreciable en las que estos están por debajo del 75 % de la norma y un verano cálido en extremo con muchos recors de temperaturas máximas y de temperaturas mínimas altas. En este período se distinguen los meses de agosto y septiembre en que ocurrieron, para Cuba como un todo, el agosto y septiembre con las temperaturas mínimas más altas de la serie disponible de 47 años.

El mes de octubre resultó particularmente seco con un acumulado inferior al 50 % de la norma en casi todo el país, mientras que noviembre presentó anomalías positivas notables de lluvia. Este comportamiento es clásico de años ENOS.

El impacto más significativo del ENOS se produce para el período poco lluvioso del año, esto es, el semestre noviembre-abril, en el que ocurre lluvia muy por encima del promedio histórico y un desarreglo notable de la circulación de la atmósfera que se traduce en cambios notables en las frecuencias de ocurrencia de ciertos fenómenos meteorológicos, algunos de los cuales se pueden catalogar como peligrosos. En este período, aumenta la frecuencia de formación de bajas extratropicales (ciclones invernales) en el Golfo de México. Son más frecuentes los vientos del Sur en Cuba, los frentes fríos y las líneas de tormentas prefrontales, a las que se asocian tormentas locales severas, (tormentas locales con actividad eléctrica, acompañadas de tornados, granizadas, lluvias fuertes o rachas de vientos muy fuertes. Se presentan además inundaciones costeras (penetraciones de mar) en zonas bajas del litoral de diferentes regiones del país. Históricamente, los eventos más devastadores del tiempo y las mayores inundaciones costereras han ocurrido en el trimestre enero-marzo.

Los pronósticos para el período invernal, realizados a mediados del mes de octubre indican la ocurrencia de lluvias alrededor del 200 % de la norma (Fig. 5) y temperaturas mínimas hasta 2 °C por encima de la norma (Fig. 6), las que serán más notables en la región central del país.

Hasta el momento se han emitido 7 Avisos Especiales sobre el ENOS actual y se ha mantenido a los tomadores de decisiones y a la población con información respecto al ENOS y a sus perspectivas.


Autoría del Boletín: faustino
Copyright © 1998 Sociedad Meteorológica de Cuba
Última modificación: May 29, 1998

Homepage Institute of Meteorology
Acerca de este Boletín
Contáctenos
Sociedad Meteorológica de Cuba

previotópicopróximo